Día 8 en Abundancia Salmo 1

¡Todo cuanto hago prospera!” Sal 1

Buenos días, hoy jueves comenzamos nuestra segunda parte del ritual que es sembrar para cosechar! 

Esta es la parte más difícil porque tenemos que estar siempre en una actitud de gratitud, es decir no podemos enojarnos ni criticar/juzgar a los demás. Durante siete días seguidos vamos a sembrar nuestras intenciones y necesitamos solamente energía positiva y abundancia de amor propio, por eso no nos podemos enojar ni criticar a los demás o a uno mismo.

Todos los días al despertar hay que decir una afirmación de abundancia: 

“Soy como un árbol plantado a la orilla de un río 
Que cuando llega a su tiempo da fruto
Y sus hojas jamás se marchitan.
¡Todo cuanto hago prospera!”

Durante toda la semana vamos a hacer el ritual de costumbre y pero solamente rezamos el salmo 1

Ritual de Abundancia

1) Preparación: Encender nustra vela blanca y respirar profundamente, después vamos a enfocar nuestra energía en la siguiente afirmación: Todo cuanto hago prospera. Después abrir el ritual haciendo la invocación angelical.

2) Apertura: Invocación Angelical.

«Rafael antes de mi, Gabriel después de mi, Miguel a mi derecha, Uriel a mi izquierda y la Luz de Dios sobre mi cabeza.
Invoco al arcángel Rafael para que me cubra con salud y abundancia en vida.
Invoco al arcángel Gabriel para que lleve mi mensaje: Dios multiplica en mí tus bendiciones y aleja la miseria.
Invoco al arcángel Miguel para que corte las ataduras que me impiden seguir adelante.
Invoco al arcángel Uriel para que su luz me llene de sabiduría, paz y justicia.»

2) Atención: aquí enfocamos nuestra mente para cambiar y manifestar abundancia.

Rezar 1 Padre Nuestro y al terminar decir en voz alta:

Con tu ayuda Dios recuerdo mi pasado y cambio mi presente para mejorar mi futuro.

3) Petición:

Rezar 1 Padre Nuestro y decir en voz alta lo que deseamos manifestar.

4) Gloria a Dios: Con todo nuestro amor y fe en Dios rezamos:

Salmo 1

Soy como un árbol plantado a la orilla de un río, Que cuando llega a su tiempo da fruto
Y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hago prospera!”

Al terminar de rezar el Salmo decir en voz alta y con mucho amor:

¡Qué grandes son tus obras Señor, qué profundos tus designios!

Dar las gracias a los arcángeles por llevar nuestro mensaje y apagar la vela.

Durante toda la semana vamos a hacer el ritual de costumbre y pero solamente rezamos el salmo 1

Muchas gracias, que Dios los bendiga y los arcangeles los ayuden a realizar esta transformación para manifestar sus intenciones y atraer la abundancia que necesitan

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.