Dios mío envíame tu Luz

 

“Señor, Dios mío, clamé a ti y tú me sanaste.” Salmo 30:3

 

El Papa Francisco nos dice que hay que pedir fortaleza al Señor y avanzar con humildad, ser coherentes con las enseñanzas de nuestro Padre Celestial y no aparentar lo que no somos, durante esta Cuaresma tenemos que pedir para tener coherencia entre quiénes somos y cómo queremos aparecer ”.

La energía divina está a nuestro alrededor solo tenemos que pedir a Dios que nos envíe su luz,  los invito a reflexionar con humildad tal y como nos pide el Papa Francisco para cambiar nuestra forma de comportarnos en el mundo y no ser como una emisora de radio sintonizada en la frecuencia incorrecta y recogiendo solo la mensajes distorsionados que no son coherentes a las enseñanzas de nuestro Padre.

Meditemos con el Salmo 30:3 para tener una nueva perspectiva, sintonizar nuestra energía interna y llevar nuestras vidas sobre el camino de la justicia, verdad y amor al prójimo.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.