Segundo domingo de Cuaresma 17 de Marzo

«Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió y su ropa se volvió brillante como un relámpago». Lucas 9:28-36

 

Cuando Jesús lleva a Pedro, Juan y Santiago a la montaña para orar ellos son testigos de la conección de Jesús con nuestro padre celestial y ven cómo sus ropas brillan intensamente mientras Moisés y Elías aparecen en su gloria.

Los invito a rezar la oración que Jesús nos enseñó, el Padre Nuestro, y les comparto esta oración:

«Dios de la luz, inspirame a escuchar a tu Hijo Jesús y a seguir su ejemplo de amor y compasión. Trabajar a través de mí mientras trato de lograr un cambio en mi propia vida y en todo el mundo. Amén.»

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.