Salmo 88 para pedir ayuda a Dios

Yo invoco tu ayuda, Señor,  desde temprano te llega mi plegaria.

En los momentos de aflicción tenemos que orar aún más y con más fé para poder entender los designios que nos envía nuestro Padre.

Recuerden que nuestro Creador nos escucha y no importa si es un problema grande o sumamente pequeño, “Para Dios nada será imposible” (Lucas 1:37), así que tengan fé y abran su corazón a Dios para recibir los mensajes que les tiene preparados.

Después de rezar los versos del Salmo 88, pueden cerrar su momento de oración con la siguiente frase:

Hazte presente en mi corazón, Señor, y dime lo que necesito escuchar para salir adelante

Salmo 88: 2,3,14

“¡Señor, mi Dios y mi salvador, día y noche estoy clamando ante ti: que mi plegaria llegue a tu presencia; inclina tu oído a mi clamor!Yo invoco tu ayuda, Señor, desde temprano te llega mi plegaria”

Praying hands and sky Psalm 88Rezar los Salmos y las invocaciones a los arcángeles de manera constante, concentrados, y con un corazón lleno de devoción, fervor y confianza en Dios, los resultados son milagrosos, porque bien dijo Jesucristo:

“En verdad os digo que si tenéis fe y no dudáis, no sólo haréis lo de la higuera, sino que aún si decís a este monte: Quítate y échate al mar, así sucederá”

Mateo 21:21

Anuncios

Deja un comentario